Yo soy miembro de:

martes, 24 de diciembre de 2013

SAGA ENDER: EL JUEGO DE ENDER (1/6)



Vuelvo a aclarar: voy a separar esta reseña en cuatro puntos: «de qué se trata», «opinión personal», «nota» y «conclusión final». Sólo «opinión personal» tiene spoilers; el resto pueden leerlo sin problemas si no leyeron el libro. Están avisados!

GÉNERO: Ciencia Ficción, Aventura, Acción.

AUTOR: Orson Scott Card.

PERSONAJE FAVORITO: Dick, Alai, Petra.

PERSONAJE ODIADO: Bonzo.

DE QUÉ SE TRATA:
Hace sesenta años, una raza alienígena conocida como Insectores ha venido a atacar y colonizar a la Tierra y la raza humana. Luego de dos guerras, los humanos finalmente han ganado la batalla y han hecho retirarse a los invasores lejos en el espacio. Pero la guerra está lejos de acabar.
Por eso, la Flota Interestelar se ocupa de reunir a las mentes más brillantes del mundo y entrenarlos para dicha guerra. Los toman cuando aún son unos niños y los entrenan por años para ocupar cargos militares y librar la batalla final que pondrá a los humanos a salvo de la amenaza de sus invasores de una vez por todas.
Ender es un niño de seis años, brillante y compasivo, que es reclutado por la F. I. para ser el siguiente Almirante y Libertador de la amenaza. Todas las esperanzas están puestas en él. La gran duda es… ¿logrará hacerlo?

OPINIÓN PERSONAL:
El motivo de comenzar a leer este libro es el que generalmente tengo con este tipo de sagas: las películas. Esta vez, se trata de un libro cuya película aún no ha salido pero está pronta a estrenarse. Por ello he decidido leerlo.
Dicho eso, pasaré a evaluar los puntos positivos y negativos de la saga. En un plano general, el libro es atrapante, fácil de leer y bien manejado por el autor. Pero también a veces es agotador en el caso de tantas batallas y uno siente que nunca llega al climax en cuestión. Sin embargo, tiene un giro de tuerca que nos deja realmente perplejos, confundidos y un final poco rosa y poco cotidiano que confunde y a la vez da gusto.
Primeramente diré que es extraño creerse que el personaje principal, Ender, tenga sólo seis años. Lo comparo con un niño real de seis años y me parece imposible que piense, hable y actúe como Ender. La única manera de asimilar y aceptar la historia como grado de lo posible —sin considerar los viajes interespaciales y la raza de extraterrestres en forma de insecto— es pensar que Ender —y sus hermanos, así como todos sus compañeros de flota— son superdotados. Cabe considerar que, en el futuro, la población de niños superdotados es mucho mayor a la actual porque los personajes aquí son extremadamente inteligentes y no son pocos. Lo cual quita un poco el ya escaso realismo que tiene la historia, pero ya qué.
Por otro lado, también es un poco imposible creerse la destreza y daño físico que puede tener estos niños que tienen entre seis y doce años en su mayoría, así como el nivel de maldad y racionalización en cuenta a sentimientos y toma de decisiones.
Salvando eso, luego hay que considerar que hay batallas continuamente —simuladas en forma de juego— que llegan a agobiar al lector aunque estoy segura que serán un deleite cinematográfico. La batalla principal —generalmente al final, la que todos los lectores esperan— se divide en varias partes y pasa sin que uno lo sepa. Y esa es la maravillosa vuelta de tuerca: uno piensa que es un juego más, de la cual uno ya está hasta el hartazgo de ellos, cuando es todo real. Y la sensación es de impresión y al mismo tiempo tristeza, porque hasta el punto que llevan a Ender para conseguirlo da lástima.
¿Por qué considerar este libro bueno si tiene todos estos puntos negativos? Porque simplemente, sin una gran fórmula, te atrapa. Uno se ve inmerso en los sufrimientos y soledad de Ender, al mismo tiempo que explora los planes de los adultos para con él y realmente se pregunta de qué va todo. Uno se encariña con los personajes, aunque no hay ninguno al que se llegue a amar u odiar plenamente. Y al final, cuando se revela la verdad, uno se encuentra en un círculo vertiginoso donde ya no sabe distinguir los buenos de los malos.
Al mismo tiempo, aunque hay muchas cosas que rozan la inverosimilitud, una de las cosas más fieles es la complejidad psicológica de los personajes. La exploración de la psiquis es muy realista, mostrando los negros, blancos y grises de los personajes principales, lo cual le da más realismo de cualquier otra cosa.
Pero lo mejor de todo, y también lo peor, es la bendita vuelta de tuerca de la historia: el juego es real y lo real es la guerra y el genocidio de toda una raza. Si eso no sirve para traumar a Ender de por vida, no sé qué es. La manipulación de los adultos hacia estos niños y, en especial, hacia Ender, es perversa y al mismo astuta. Confundir un juego con la guerra real para que no sea consciente de lo que realmente está haciendo. Inesperado y perverso. No hay dos palabras más acertado para esto.
El último capítulo me causó total confusión. No logro aún entender qué fue lo que pasó, pero cierra de una manera que realmente no es necesario otro libro. Sin embargo, tal vez el autor, al ver el éxito del primero, decidió hacer cinco más. No sé cómo, porque la historia parece finalizada. Habrá que ver el segundo libro para saber de qué se trata.

NOTA: 9 (nueve)

CONCLUSIÓN FINAL:
El libro me hizo recordar mucho, por la poca edad de los personajes, la pesadilla en la que se ven inmersos y el juego-guerra, a Los Juegos del Hambre. Podrían hacerse varios paralelismos entre ambas historias, aunque no lo haré por la obvia razón que revelaría demasiado de ambas historias. Sería interesante ver las fechas de cada libro para saber cuál vino primero.
A pesar de lo agobiante que a veces puede tornarse el libro con las constantes batallas desarrolladas y algunas descripciones confusas, es entretenido, atrapante e interesante por el desenvolvimiento político que toman algunos temas.
Por suerte, a pesar de que más de medio libro pasa sin explicar casi nada de la historia de este mundo —las invasiones, la raza extraterrestres, los héroes de la guerra—, finalmente lo hace, lo que trae una nueva revelación muy interesante. Si causa una empatía o apatía con los extraterrestres invasores, eso depende de cada uno.
Por medio libro pensé que iba a ser otro fiasco como Delirium, donde prometen una historia profunda y luego no explican nada. Aquí lo hacen al menos, tardía y brevemente, pero da sentido a todo lo que habíamos estado leyendo. Igual, sigo opinando que todo necesitaba más explicación, tanto sobre las Invasiones primeras como los sucesos que pasan en la Tierra. Hay algunas cosas que nunca llegan a explicarse en el libro —al menos en el primero—, pero lo poco que se explica es lo principal y nos deja algo satisfechos.
Un libro recomendable a todo amante de la ciencia ficción y la aventura. Les guste o no el final del libro, los deje confundidos como a mí o no, merece leerse.

No hay comentarios: