Yo soy miembro de:

miércoles, 3 de septiembre de 2014

SAGA MULTIVERSO: MULTIVERSO (1/3)



Vuelvo a aclarar: voy a separar esta reseña en cuatro puntos: «de qué se trata», «opinión personal», «nota» y «conclusión final». Sólo «opinión personal» tiene spoilers; el resto pueden leerlo sin problemas si no leyeron ya el libro. Están avisados!

GÉNERO: Ciencia-Ficción, Romance, Aventura.

AUTOR: Leonardo Patrignani.
                                                                                          
PERSONAJE FAVORITO: Alex, Marco.

PERSONAJE ODIADO: Becker, Mary Thompson.

DE QUÉ SE TRATA:
Alex y Jenny viven en Milán y Australia respectivamente. No se conocen, pero desde hace años llevan soñando el uno con el otro. Un día descubren que no son meros sueños, sino que el otro existe y pueden comunicarse telepáticamente. Así que deciden reunirse y averiguar la verdad. Pero cuando el encuentro no se concreta a pesar de que se hallan en el mismo lugar y tiempo, se dan cuenta que lo que realmente los distancia es algo inabarcable: la distancia de diferentes mundos…

OPINIÓN PERSONAL:
Comencé emocionada este libro porque la temática es algo que simplemente me apasiona. Otras dimensiones y la comunicación entre ellos es algo que llama mi atención desde que soy pequeña y es justamente el tema principal de mis libros. Para quien haya leído mis obras, sabe de lo que hablo. Así que saber que un libro juvenil trata esta temática cuando el mercado está inundado de vampiros, brujas y cazadores de demonios, fue un gusto y un respiro.
Pero el libro no es tan fascinante como prometía. No me malinterpreten: es bueno y para el amante de los mundos alternativos como yo, quedará satisfecho. Pero hay otras cosas que fueron un poco más difíciles de digerir.
Empecemos por lo bueno: a pesar de que hay una historia de amor, el libro no se pierde en esto. Nunca deja su tema, que es, después de todo, el viaje entre mundos. Y no lo trata como mera fantasía; le da un tinte científico de parte del personaje de Marco que hace que pueda ser catalogado más como ciencia-ficción que como sobrenatural. Hay misterio y revelaciones, y vamos descubriendo con los personajes el complejo universo —y teoría— que quiso crear el autor.
También tenemos personajes algo fuertes. Alex es alguien dispuesto a arriesgarse y atravesar los mundos que hagan falta con tal de comprender qué está sucediendo y encontrar a su Jenny. Jenny, aunque un poco más débil y exasperante de carácter, de todas maneras logra que le tengamos cierto aprecio. Marco es ese amigo incondicional que no debe faltar y quien, por su mente casi brillante, resuelve la mayoría de los problemas. Los padres, en cambio, están malogrados porque los deja como ignorantes y cuasi villanos.
Sin embargo, aquí las cosas que no me convencieron:
La redacción. Ese fue el mayor problema. Por ser un autor italiano, es mi primera experiencia con un personaje y una locación y cultura diferentes a la del mercado estadounidense. Y aunque podría haber sido una experiencia gratificante, no logró conectarme con la manera de escribir del autor. Creo que ese es su mayor problema.
También está que el libro comienza a ser relatado tanto por Alex como por Jenny, pero a la mitad el punto de vista queda sólo en Alex, y Jenny pasa a ser casi un elemento secundario. Eso es un error porque, a pesar de que disfruté leyendo más sobre Alex que Jenny, si ella es parte vital de la historia, debería seguir siéndolo hasta el final.
Otra cosa es la descripción y rapidez con la que trabaja algunas partes, como por ejemplo los cambios de mundos. Me hubiese gustado apreciar un poco más estos saltos de dimensiones de Alex y Jenny pero, aunque causan intriga, quedan un poco perdidos y confusos en la trama principal en vez de ser más parte de ella.
A su vez, los protagonistas quedan como una especie de Mary Sue y Stu cuando Alex aprende en un santiamén —después de cuatro años de no lograr nada—a comunicarse telepáticamente con Jenny, viajar entre mundos con su mente y leer los recuerdos de las personas con sólo mirarlos. Jenny, por su parte, aunque no consigue todos estos logros, sí hace lo más básico y además es de una belleza perfecta poco creíble.
El tono apocalíptico. No me lo esperaba. Aunque es lo que le impregna acción y una carrera contra el tiempo al último cuarto del libro, me pareció apresurado y descolgado. Es decir, ¿va a caer un meteorito en la Tierra capaz de destrozar todo el planeta pero ni los personajes ni nadie lo saben hasta sólo un día antes? Tremenda roca tendría que verse en el cielo. ¿Y los gobiernos eligen para esto esconderse en un bunker desde donde pueden cortar internet y dejar al mundo a su suerte? He visto demasiadas pelís del fin del mundo —Armageddon e Impacto Profundo me vienen enseguida a la mente— como para creerme que la humanidad fue abandonada así como así por sus pares políticos, sin siquiera al menos intentar en secreto derribar dicho meteorito. Y, además, un pedazo de roca cósmica semejante grande para destrozar todo tendría que ser capaz de ser vista mucho antes incluso por el simple ojo humano, no menos de 24 hs antes de que impacte. Va, no sé, me parece.
El final es extraño y gris y, aunque tiene una justificación, no sé qué podría crear el autor para darle un tinte positivo luego de este final tan negro… Aunque agradezco que no todo terminó de color rosa, no puedo sentirme conforme con este final oscuro y mortal que no le deja demasiadas chances a la salvación… y aún faltan dos libros.

NOTA: 6 (seis)

CONCLUSIÓN FINAL:
Con una temática muy interesante, no logra impactar y ganarse tu corazón. Sin embargo, es lo suficientemente bueno para merecer una lectura del segundo libro. Espero que el siguiente plantee más respuestas que dudas, porque definitivamente esta historia necesita más explicación. Confuso en algunas partes, se disfruta.

PD: La tapa del libro es la más hermosa que vi en mi vida. Me enloqueció!

No hay comentarios: